Cómo hacer una charla TED

Hace un par de años cuando contacte con el organizador de las charlas TEDxGranvía, me sentí francamente ilusionado porque me eligiera para hablar bajo unas siglas que siempre me han parecido míticas.

Sin embargo, tengo que reconocer que mi primera experiencia en Junio de 2015 tuvo más defectos que virtudes. Me pasó como al alumno de autoescuela que ya sabe conducir antes de apuntarse y llega a las clases lleno de vicios y defectos que puede provocar que le suspendan, aunque sepa conducir. Y eso fue lo que sentí con aquella primera versión de mi charla sobre motivación y singularidad “No soy el típico”.

32090419941_f60eb8a94f_z

Como se suele decir, se aprende más de lo que te sale mal que de lo que te sale bien y de nuevo, a finales de 2016, tuve la oportunidad de dar otra charla de la mano del mismo organizador que incomprensiblemente, creyó de nuevo en mi.

En esta ocasión me invitó a participar en un evento llamado TEDxGranvía Women 2016; en el que yo era el único hombre y mi charla era la última de un total de diez y ocho de ellas en inglés sin traducción de ningún tipo. Lo que daba una idea del nivel del público que además era 98% mujeres. Canela fina.

31833313500_1d52029ccf_z

La diferencia entre la charla que di en 2015 y la de 2016 estuvo en la actitud y en el trabajo realizado previamente. Si en la primera invité a que se subiera al escenario al monologuista que llevo dentro para que ayudara al conferenciante incipiente que quiero ser, en la segunda el Monologuista se quedó en casa… y creo que se notó para bien.

Teniendo en cuenta que hay personas que se preparan una charla TED con seis meses de antelación, yo solamente disponía de siete días y renuncié explícitamente a usar ni una sola frase de mis monólogos de probado éxito.

Tuve que trabajar muy duro esa semana creando el texto, ensayando como hacía años que no lo hacía y puliendo hasta el final cada detalle del mismo.

Afortunadamente, mi compañera de vida es la persona más inteligente que conozco y supo ayudarme a encontrar la chispa adecuada para que todo ardiera de forma exitosa. Como es habitual y fiel a mí mismo, el título de la charla se me ocurrió en forma de Eureka dos días antes de la misma. 300 GRAMOS.

31398664143_dd061a1e14_z

Soy de los que piensa que hay un abismo entre las charlas TED de otros países y las que, por lo general se hacen en España… jalonadas de Powerpoints leídos en voz alta.

Supongo que es un tema de experiencia. Sin embargo, creo que también lo es de cambiar el chip y saber que cuando tienes que hacer una charla TED tienes que hacer eso, una charla TED. Un par de ideas que se entrelazan y cuentan una historia que merece ser compartida.

Aquella tarde de otoño de 2016 me puse dentro de unos zapatos nuevos. Quería que fuera una charla TED con todas sus letras aunque no saliera redonda. Modestamente y con todas las inseguridades e ilusión del mundo, creo que conseguí un punto de inflexión en mi carrera y ampliar mi zona de confort profesional.

Aquí tienes el resultado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s